Misa Campesina (en español)

Recien publicado buscalo en http://www.bubok.es/libros/203562/Misa-Campesina

Comentarios de los lectores

Releyendo Misa Campesina

por Eloy Sanchez

El libro de Eduardo Missoni Misa Campesina. Un médico italiano en la Nicaragua revolucionaria, que fue publicado por primera vez en italiano en el 2001, regresa, 10 años más tarde con su traducción al español, al que podría decirse es su nicho cultural y lingüístico originario. Un poco como el autor que en el libro regresa veinte años después a la que fue su Nicaragua de 1980, fresca de un año de Revolución Sandinista.

El libro mantiene intacta y viva su actualidad y se va transformando con el pasar de los años, – gracias a su estructura narrativa interna -, de libro de memoria social en un significativo y premonitorio análisis de las claves profundas de la sucesiva evolución de la experiencia histórica nicaragüense en las últimas décadas.

El libro logra este salto cualitativo gracias al doble punto de vista temporal que adopta: la historia (1980-1983) y la trama narrativa (el plot del regreso del autor, puesto al final, 20 años después). Ambos cuerpos narrativos se concluyen con un momento al mismo tiempo crítico y optimista.

El primero cuerpo narrativo, el más amplio y que abarca la casi totalidad del libro, se cierra con ese doble momento: la convocación que la policía política hace al autor para clarificar algunas opiniones críticas y a su posterior conversación con el representante del FSLN y con la colega epidemióloga, que le permiten una catarsis personal en el contexto de un país que de nuevo se encuentra con el drama de la guerra.

El segundo cuerpo narrativo, breve pero que le da la trama general al libro, sintetiza tragedia y esperanza en la impresionante frase del ex Ministro de Salud: “La Sandinista es la única revolución que se ha consumado en el arco de una sola generación”, de una parte, y en el recuento casi onírico del evento de la misa campesina, que cierra el libro.

Pero tal vez haya en el libro un tercer “cuerpo narrativo”, que no es temporal. Es el prefacio de Isabel Allende que sitúa el texto en el contexto de la historia de las luchas de liberación de los pueblos latinoamericanos, superando las coordenadas sociales y temporales nicaragüenses, y proyectando la memoria en el cuadrante de la construcción de la libertad humana y de sus luchas.

Se podría concluir aquí la proyección literaria de este texto? No creo que el texto lo permita. Y no lo permite porque el título trasforma semánticamente el eje narrativo del libro, y lo hace de manera radical. El título (que en la edición italiana es más fuerte porque escrita en español y sin subtítulo), modifica radicalmente el tiempo de la lectura de la historia, de su relectura veinte años más tarde, de su actual relectura en el contexto nicaragüense lleno de paradojas, porque introduce en el tiempo narrativo una dimensión temporal que no permite cerrar o concluir la obra de manera drástica. El título y el evento de la misa campesina abren la posibilidad de un final abierto literaria, histórica y teológicamente…porque el tiempo de la misa no es un tiempo escatológico (“el final del tiempo”, del juicio, de los apocalipsis…), sino un tiempo mesiánico (“el tiempo del final”), ese tiempo que se sitúa entre el chronos y el éschaton. Releer a Eduardo Missoni (Misa Campesina), leyendo a Giorgio Agamben (Il tempo che resta), me ha permitido entender el impacto y el significado de este título que el autor eligió hace ya muchos años.


Memorias de un pasado solidario

por Patricio Arellano

Estimado Eduardo !

Terminé tu “Misa Campesina”y me alegro mucho como relataste tu rica experiencia.
Tu trabajo en salud fue impresionante….y sin grandes medios e incluso estuviste bastante solo en algunos momentos !
Cuando estuve en Nicaragua con mi ex-compañera pudimos darnos  cuenta de algunos problemas que existian todos los dias y captamos que algunos sectores de la capital o de las grandes ciudades “no irian nunca a combatir” o no se sacrificarian….y estaban a la pezca de cualquier cosa para acomodarse, por eso siempre he dicho que los campesinos nicaraguense se las jugaron hasta las ultimas !
Recuerdo siempre el “uso del poder” de los que gobernaban, de los milicianos, de los militantes del FSLN…., no siempre fue muy correcto !  pero tambien recuerdo las cosas lindas de ese pais y de ese pueblo, la amabilidad en todo lugar, el respeto y admiracion con el que nos observaban y lo mismo sentiamos nosotros hacia ellos “respeto y admiracion” !

Me hicistes volver a mi pasado solidario con Nicaragua aqui en Ginebra y en toda Suiza, creo que despues de la Solidaridad con Vietam y despues de Chile es lo mas grande que se ha visto en este pais, desde antes de la toma de Managua aqui fundamos la Asociacion de Solidaridad con Nicaragua y dirigimos nuestra ayuda al Hospital de Esteli, donde la “sala de partos” lleva el nombre de “Anita Barrier” suiza de profesion Matrona que por salvar a 2 compas mujeres se ahogo y las otras se salvaron gracias a Anita (esto fue en una playa en el Pacifico al norte de Managua), en otras palabras…, hay varios Suizos que dejaron su vida por allà !
Organizamos la 1ra. Brigada de Solidaridad con Nicaragua, mas  de 50 personas entre Suizos y latinoamericanos partieron a trabajar estando ellos de vacaciones !

Me agrado tu parte critica, cuando te empiezan a presionar, cuando te comienzan a advertir y en el fondo ha amenazarte diciendote “cuidado con lo que hablas…”
yo tambien conoci cosas parecidas de ese “estalinismo mediocre” aqui y allà, me nos mal que no estabas en Cuba pues ahi a lo mejor te encerraban unos dias o te expulsaban del pais de inmediato, en todo caso BRAVO por escribirlo en tu libro !

 

La edad de los sueños

por Angelica Jimenez

Estimado Eduardo,

no nos conocemos, pero al leer tu libro … me queda un sabor de fondo que deseo compartir contigo.
Eres un gran hombre, en lo literal y en tus sueños; has luchado, sigues luchando por grandes sueños de equidad.

La lectura de Misa Campesina, me llevo a la edad de mis propios sueños, aunque los viviese en circunstancia muy distintas ( en apostolado en población El Castillo, La Pintana, Santiago, como integrante de C.V.X, movimiento laico Jesuita).

Hay quienes definen que uno persigue utopias, en tanto yo pienso que paso a paso uno aporta con consciencia a la construcción de un futuro distinto, mejor para quienes vendrán….y tal vez el mejor legado no sean los logros, semillas apenas de lo que se necesita. Sin embargo, el caminar con el foco claro, con consistencia en si mismo es un legado de esperanza para dar fuerza a los jóvenes que tomaran la bandera cuando nuestras energías se agoten.

Espero algún día tener el placer de estrechar tu mano, …

 

Imaginando lugares e historias

por Martin Mezzanotte

Me encantó leer tu libro. No podía evitar imaginarme esos lugares y esas historias. Pintaste en esos relato mucho del sacrificio que viven muchísimos latinoamericanos. Un gran libro.

Share Button

This post is also available in: Inglese